Dramatizar cuentos o relatos a partir de los contenidos de Expresión corporal  

(Extracto)

Las diferencias entre la “dramatización” y el “teatro” se basan en que el primer término aloja un concepto vinculado a un proceso de creación que utiliza técnicas propias del lenguaje teatral y su finalidad tiene un carácter lúdico, pedagógico o didáctico; mientras que el teatro busca en todo momento la finalidad estético-artística de un producto acabado. Además, “en la dramatización los roles actor-espectador son fácilmente intercambiables, cosa que no sucede en el teatro”.

Podemos entender la dramatización como un uso expresivo del cuerpo, capaz de representar, escenificar o poner en escena situaciones o historias a un espectador, con intervención generalmente del lenguaje verbal. En un contexto educativo, “debe formar parte del currículo escolar, no para conseguir maestría técnica en el lenguaje no verbal o movimiento virtuoso en el espacio, sino con el fin de avanzar en el conocimiento y equilibrio del cuerpo e investigar sus posibilidades y limitaciones como medio expresivo”.

En el caso de los cuentos, los diferentes contenidos de Expresión Corporal que se pueden manejar para dramatizarlos y que convendría trabajarlos previamente, en un largo proceso, son los siguientes:

  • Iconografía corporal: adoptar formas corporales que simulen determinados objetos. Se trata de posiciones estáticas, pudiendo conformarse de forma individual o grupal
  • Máscara facial: es el trabajo relativo a descubrir e investigar todas las posibilidades del rostro:
  • Sonido corporal: es el trabajo relativo a exploración e investigación de las posibilidades que tiene nuestro cuerpo de emitir sonido, bien sea verbal o percusivo.
  • Complemento de la palabra (mirada, gesto, máscara facial): utilización del lenguaje corporal como apoyo de la palabra, de forma consciente, con intención de enriquecer la comunicación interpersonal
  • Aspectos del habla (entonación, pronunciación, pausas…): matizar y perfeccionar los aspectos propios del habla que inciden en la comunicación verbal

Simbolización del objeto: supone convertir un objeto real en algo que no es e interactuar con él en función de su nueva interpretación

  • Simbolización del cuerpo: convertir el propio cuerpo en algo o alguien que no es y actuar como tal
  • Evocación de un espacio inexistente: supone actuar de tal forma que hagamos creer que estamos en un espacio concreto, el cual se pueda intuir a través de nuestra intervención
  • Interaccionar con objetos que no están presentes: supone crear con nuestra actuación objetos con los que relacionarnos, que son imaginarios, que no están presentes.
  • Respuesta ante estimulaciones sensoriales imaginadas: comportarse de forma tal que se materialice diferentes formas de responder ante determinadas estimulaciones sensoriales.
  • Respuesta ante emociones dadas: actuar de forma tal que se exprese una emoción o un sentimiento.

Dicho proceso es valioso en sí mismo; incide en el desarrollo personal del alumnado: le ayuda a reafirmarse, aumenta su autoestima, desarrolla la socialización, mejora la dimensión comunicativa, le ayuda a desinhibirse, y todo ello, a la vez que se divierte, y adquiere herramientas para un trabajo más expresivo y comunicativo. Tal proceso culminará en el producto que nos hemos planteado: la dramatización de los cuentos y/o relatos. Llegar a ello bajo este planteamiento implica no sólo buscar el resultado final, sino también enriquecerse de la gran cantidad de aspectos que se han manejado con una clara orientación al desarrollo integral.

Autora: Begoña Learreta Ramos – Profesora de “Didáctica de la Educación Física” en los estudios de “Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte”, en la Universidad Europea de Madrid. C.E.E.S. Doctora con tesis doctoral sobre los contenidos de Expresión Corporal.

 

 

Share This